Envíos gratuitos en compras superiores a 100€ y 30 días de devoluciones gratuitas
Calidad y diseño sueco
Calificación de 4,6 con más de 610 000 reseñas
Cart icon

Guía del sistema de capas

16 de octubre de 2023

Cuando quieres conquistar la naturaleza, vestirse adecuadamente puede marcar la diferencia entre una aventura memorable y una para olvidar. Tanto si practicas senderismo con el frío del invierno, como si disfrutas del frescor del otoño o te enfrentas a un abrasador sendero veraniego, las capas son la clave de la comodidad y la adaptabilidad.

En esta guía, desvelamos el arte de la superposición de capas, mostrándote cómo regular tu temperatura corporal añadiendo o eliminando capas. Con el enfoque adecuado, te mantendrás cómodo y preparado para cualquier giro meteorológico durante todo el año.

¿Por qué tenemos frío?

Para entender cómo funciona la superposición de capas a tu favor, es fundamental comprender la ciencia que explica cómo el cuerpo pierde calor dependiendo del entorno.

Radiación: Tu cuerpo emite calor en forma de rayos infrarrojos. Cuando el entorno está más frío que tu piel, pierdes calor. Utiliza capas aislantes y un gorro caliente para evitarlo.

Conducción: Pérdida de calor por contacto directo con objetos o superficies más frías. Lleva calcetines calientes, capas aislantes y una capa exterior impermeable para evitarlo.

Convección: Transferencia de calor a través de aire o líquido en movimiento. El viento o el sudor sobre la piel provocan pérdidas de calor por convección. Evítalo con una capa interior absorbente y capas exteriores cortaviento.

Evaporación: Pérdida de calor por evaporación de la humedad, como el sudor. Durante la actividad física o cuando hace calor, se suda para refrescarse. Pero con el frío, un exceso de humedad puede hacer que pases frío. Contrarresta este efecto con una capa base que absorba la humedad.

El sistema de capas

El sistema de capas es un enfoque práctico a la hora de vestirse para actividades al aire libre, garantizando Tu comodidad y protección en condiciones meteorológicas cambiantes. Consiste en llevar varias capas de ropa que, en conjunto, ayudan a controlar la temperatura corporal y la humedad.

Este sistema sigue siendo eficaz durante todo el año, adaptándose a las distintas temperaturas y condiciones meteorológicas. Si hace frío, puedes ponerte muchas capas para estar calentito sin pasar calor. Cuando la cosa sube de temperatura, basta con despojarse de una o dos capas para mantenerse fresco y seco.

El principio clave del sistema de capas es la creación de pequeñas bolsas de aire entre cada capa. Estas bolsas de aire actúan como aislantes, atrapando el calor y manteniéndote caliente. Este enfoque es más eficaz para conservar el calor que llevar una única chaqueta exterior gruesa.

La capa base - Control de la humedad

Es la capa más cercana a la piel y desempeña un papel fundamental al evacuar eficazmente el sudor de la piel. Estar seco es crucial para evitar que pases frío y reducir el riesgo de rozaduras.

Hay muchos materiales y pesos diferentes entre los que elegir cuando se trata de capas de base o interiores. Evita el algodón como capa base, ya que retiene la humedad. En su lugar, opta por capas interiores confeccionadas con materiales como la lana merina y los sintéticos para mejorar la gestión de la humedad.

Lana merina

●     Niveles de actividad de bajos a moderados

La lana merina ofrece un aislamiento natural y una regulación excepcional de la temperatura, manteniéndote caliente en el frío y evacuando eficazmente la humedad cuando estás activo o suben las temperaturas, evitando el sobrecalentamiento.

Las fibras de merino también poseen propiedades antimicrobianas naturales, que frenan el crecimiento de las bacterias causantes del mal olor. Esto hace que el merino sea la mejor opción para llevarlo durante mucho tiempo sin preocuparse por los malos olores.

Sin embargo, aunque el merino ofrece un rendimiento excepcional, también tiende a ser menos duradero que las alternativas sintéticas y requiere de un lavado y secado más cuidadosos. Como solución, muchos prefieren las mezclas merino-sintéticas para mejorar la durabilidad.

Materiales sintéticos

●     Niveles de actividad elevados

Las capas interiores sintéticas están diseñadas para destacar en condiciones exteriores exigentes. Son expertas en evacuar la humedad, eliminando rápidamente el sudor de tu piel para mantenerte seco. Su capacidad de secado rápido garantiza que te sientas cómodo durante actividades extenuantes o chaparrones inesperados.

La durabilidad de las capas de base sintéticas es excepcional, soportando los retos del uso prolongado y los lavados frecuentes sin comprometer su rendimiento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que pueden retener olores tras un esfuerzo intenso, por lo que requieren una limpieza más frecuente para mantener un olor fresco.

La capa intermedia - Aislamiento y calor

Las capas intermedias atrapan el aire dentro del material, creando una capa aislante que ayuda a retener el calor corporal. Las propiedades aislantes de las capas intermedias están estrechamente ligadas a su capacidad para captar y retener el aire. Cuanto más aire puedan retener estas capas, mejor aíslan.

Las capas intermedias están diseñadas para captar el calor sin atrapar la humedad. Facilitan el paso de la humedad a través de las capas exteriores, garantizando que te mantengas caliente incluso durante actividades de alta intensidad. Esta transpirabilidad permite una regulación óptima de la temperatura en diversas condiciones al aire libre.

Forro polar

●     Condiciones meteorológicas variables
●     Niveles de actividad elevados

El forro polar es conocido por su excepcional relación calor-peso. Proporciona un aislamiento significativo para mantenerte caliente sin añadir volumen ni peso innecesarios, lo que lo hace cómodo y versátil para diversas actividades al aire libre.

Además, el forro polar destaca en la gestión de la humedad, con una excelente capacidad de evacuación de la humedad, alta transpirabilidad y secado rápido. Esto permite que salga la humedad, que es crucial para la regulación de la temperatura durante las actividades extenuantes.

Sin embargo, al no estar firmemente tejido, no ofrece protección contra el viento. Por lo tanto, una capa exterior cortavientos es importante cuando hace viento.

Chaquetas o chalecos aislantes ligeros

●     Tiempo frío y seco
●     Niveles de actividad de bajos a moderados

Las chaquetas o chalecos aislantes ligeros son excelentes opciones de capa intermedia, ya que proporcionan un calor excepcional sin añadir volumen ni peso extra a tu sistema de ropa.
 También son fáciles de comprimir y llevar en la mochila.

En cuanto al aislamiento, tienes dos opciones: plumón o sintético. El aislamiento de plumón ofrece una mayor relación calor-peso, pero pierde sus propiedades aislantes cuando se moja. Por otro lado, el aislamiento sintético suele ser más duradero y económico, aunque puede ser más voluminoso.

La capa exterior - Protección contra la intemperie

La capa exterior, que es la más externa, sirve de protección contra las inclemencias del tiempo. El nivel de protección quenecesitarás puede variar en función de las condiciones meteorológicas. Debe, como mínimo, ser resistente al viento y capaz de repeler el agua. Sin embargo, disponer de una capa impermeable es necesario en caso de lluvia intensa o continua

Hardshell

●     Tiempo frío a húmedo
●     Protección contra lluvia y vientos intensos

Las hardshells son un tipo de prenda exterior versátil que ofrece una protección excepcional frente a diversas condiciones climáticas durante todo el año. Están específicamente diseñadas con una membrana técnica que las hace a la vez cortavientos e impermeables, al tiempo que permiten la transpirabilidad. Además, son ligeras y cómodas de transportar, lo que las hace perfectas para llevar en la mochila en caso de lluvia inesperada.

Softshell

●     Tiempo fresco a frío
●     Alto nivel de actividad

A diferencia de los hardshells, muchos softshells no tienen una membrana técnica, por lo que es posible que no ofrezcan el mismo nivel de protección contra las inclemencias del tiempo. Por otro lado, esto suele significar que son más transpirables y elásticas, lo que las hace excelentes para actividades intensas. Las softshells están disponibles en distintos pesos y grosores; algunas incorporan incluso un forro polar para mayor aislamiento. Por todo ello, las softshells son una opción versátil como capa exterior en condiciones climáticas más suaves.

Prendas aislantes

●     Tiempo frío y seco
●     Niveles de actividad variables y bajos

Las capas exteriores aislantes son ideales para el tiempo frío y seco, como un día despejado de invierno con bajas temperaturas y sin precipitaciones, o bien con precipitaciones ligeras. Son más adecuadas para actividades de baja intensidad, ya que el aislamiento añadido podría provocar un sobrecalentamiento durante el ejercicio intenso. Además, es importante recordar que la mayoría de las capas exteriores aislantes no son impermeables, por lo que pueden no ofrecer suficiente protección en condiciones húmedas.

Capas para diferentes actividades y condiciones meteorológicas

La eficacia de las capas depende del tiempo, la actividad y lo friolero que seas. He aquí algunas situaciones que te ayudarán a decidirte.

Controlar el frío durante el esquí y el snowboard

Cuando se esquía o se practica snowboard en las pistas, la intensidad de la actividad y el tiempo pueden variar mucho. Por lo tanto, es importante vestirse con flexibilidad para no congelarse o recalentarse.

Capa base: Ponte una capa base que absorba la humedad, preferiblemente un poco más gruesa si hace más frío. Una mezcla de merino y materiales sintéticos es perfecta, ya que es duradera, aislante y tiene un excelente control de la humedad.

Capa intermedia: El forro polar es una gran capa intermedia para el esquí y el snowboard, ya que es aislante y absorbe la humedad, por lo que es perfecto para distintos niveles de intensidad. Elige el grosor en función del frío que haga.

Capa de protección: Cuando desciendes por las pistas, la protección contra el viento puede ser más importante que la protección contra el agua. Por lo tanto, lo mejor es llevar ropa tipo hardshell o aislante. Además, las cremalleras de ventilación ofrecen más flexibilidad para regular la temperatura corporal cuando varía la intensidad.

¿Vas a practicar esquí de fondo? Dado que esta actividad tiende a ser constantemente de alta intensidad, a menudo se puede prescindir de la capa intermedia aislante. Olvida la capa intermedia y céntrate en tus capas interior y exterior. Opta por una capa de base sintética, ya que ofrece un excelente control de la humedad. Elige una capa exterior con un alto índice de transpirabilidad y protección contra el viento para mantenerte caliente pero sin sobrecalentarte.

Gestionar las variaciones de temperatura e intensidad durante el senderismo

El senderismo es otra actividad con mucha variación en los niveles de intensidad. Las temperaturas y las condiciones meteorológicas también pueden variar mucho durante el día o debido a los cambios de altitud o del entorno.

Capa base: Elige una capa base que absorba la humedad y sea de secado rápido. Las capas de base sintéticas suelen ser la mejor opción, pero, si vas a hacer una excursión de varios días, la lana merina podría ser incluso más aconsejable gracias a sus propiedades resistentes al olor.

Capa intermedia: Un forro polar aislante es perfecto como capa intermedia para practicar senderismo. Es cómodo de transportar en cuanto a volumen y peso; además, se puede utilizar como capa exterior si no necesitas protección contra el viento o la lluvia.

Capa exterior: Las capas exteriores tipo hardshell y softshell son excelentes para el senderismo. Los softshells son ideales cuando necesitas más transpirabilidad, pero los hardshells ofrecen más protección contra las inclemencias del tiempo. Si quieres lo mejor de los dos mundos, ¿por qué no optas por una hardshell ligera y plegable para añadir a tu softshell en caso de lluvia intensa?

Controla el viento y la lluvia durante actividades de alta intensidad como correr o montar en bici.

Las actividades de alta intensidad continuada, como el trail running y el ciclismo, exigen una alta transpirabilidad y excelentes propiedades de evacuación de la humedad.

Capa base: Utiliza una capa base que absorba la humedad y se seque rápidamente. Las capas de base sintéticas son las mejores por su excepcional control de la humedad.

Capa intermedia: Es posible que no necesites vestir una capa intermedia si vas a practicar actividades de alta intensidad, ya que subirás de temperatura y sudarás. Teniendo esto en cuenta, un forro polar fino puede ser una buena opción si hace mucho frío.

Capa exterior: Elige una capa exterior transpirable y elástica con protección contra el viento, al menos en la parte delantera. Una buena transpirabilidad es la clave. Si la transpirabilidad de la capa exterior no acompaña a tu nivel de sudoración, te empaparás por dentro. Por lo tanto, valora cuánta protección contra la intemperie va a necesitar. Una prenda repelente al agua sin membrana técnica suele ser suficiente, y normalmente tendrá mejor transpirabilidad que una prenda impermeable.

×