Buscar por producto

 

 

Nuestra historia  

 

 

A nosotros, Pernilla y Niclas Nyrensten, nos encanta la naturaleza y viajar. Pernilla ha escalado varias montañas de gran altura, ha estado en el campamento base del Everest y ha viajado con una mochila por todo el mundo. A Niclas le encanta la aventura y las actividades llenas de acción, como el ciclismo de montaña, el snowboard, la escalada, el senderismo y los viajes por todo el mundo. Juntos decidimos poner en marcha una marca para actividades al aire libre en 2014.

 


 

Todo empezó con unos pantalones de montaña manchados de arándanos...

 

Mucho antes de que empezáramos con RevolutionRace conocimos a una chica en una feria que dijo que prefería usar sus viejos vaqueros para recoger arándanos a ensuciar sus caros pantalones de actividades al aire libre. Esa fue la primera vez que nos dimos cuenta de que el sector de las actividades al aire libre tenía un problema. A menudo habíamos sentido lo mismo mientras viajábamos como mochileros por el mundo. No solo las marcas que vendían prendas para actividades al aire libre eran demasiado caras, sino que sus pantalones no se ajustaban bien y parecían estar diseñados solo para hombres. ¿Y los colores? Un tremendo aburrimiento.

Durante una caminata al campamento base del Everest, nació la idea de RevolutionRace. El “alguien” que habíamos estado buscando terminó siendo nosotros.

Pantalones manchados de arándanos

Nuestro historia.png

 

Nuestro viaje

 

Al principio, la empresa funcionaba en el garaje del padre de Pernilla, que amablemente nos permitió convertirlo en un almacén y centro logístico. Fuimos jefes de desarrollo de productos, de compras, de finanzas, de marketing, de atención al cliente y de distribución, todo a la vez; incluso escribíamos a mano las direcciones en cada paquete. Hicimos todas las fotos de los productos en nuestro salón y modelamos las prendas nosotros mismos. Lo hicimos todo nosotros mismos.

El viaje del producto

 

Cuando empezamos, teníamos mucho que aprender. El ajuste no era bueno, los hilos eran demasiado débiles y la mano de obra estaba lejos de ser perfecta. Doce muestras y muchos quebraderos de cabeza después, obtuvimos un primer producto con un fantástico aspecto: ¡nuestros originales pantalones Nordwand! Pero cuando visitamos a nuestro fabricante en Vietnam, nos dimos cuenta de que los pantalones no se habían hecho según nuestras especificaciones detalladas. El director de la planta observó horrorizado cómo Niclas rompía doce pares de pantalones en el acto. La fábrica trabajaba con distintas grandes marcas y, en aquel momento, éramos su cliente más pequeño (pero probablemente el más exigente). Tuvimos una larga reunión de urgencia y al final acabaron sustituyendo a regañadientes toda la colección. Hoy somos uno de sus mayores clientes y a menudo nos reímos de aquella anécdota. ¡Nunca más elegirán el hilo equivocado para un producto RevolutionRace!

¿Quieres saber más sobre nuestros productos?

 

Ver más aquí

Vår-produkt-idag.bigfile.gif

Första-Produktvideon.bigfile.gif

 

Como fuimos viral

 

Una vez puesta en marcha nuestra producción, rodamos nuestro primer vídeo de producto sin guión, con la cámara de un móvil y unas habilidades de iluminación muy cuestionables. Después de publicarlo en nuestros canales de redes sociales, nuestra responsable de publicidad en Facebook nos llamó y nos dijo que lo retiráramos porque estaba segura de que sería una catástrofe. Tres días después nos llamó y se disculpó. En ese momento, el vídeo se había convertido en viral, con más de un millón de visitas. A la gente le encantó la sensación de autenticidad del vídeo. Seguimos haciendo nuestros propios vídeos para las redes sociales, pero hoy en día solemos contar con la ayuda de nuestros clientes, muy cualificados, que nos ayudan a hacer sus propios vídeos. Estamos construyendo la marca junto con nuestros clientes. A menudo preguntamos a nuestros clientes qué quieren que hagamos para el próximo año, leemos todos los comentarios en las redes sociales, así como las reseñas. Junto con nuestra comunidad decidimos cómo serán nuestros productos y qué productos incluir, ¡así de simple!


 

¿Dónde estamos hoy?

 

En la actualidad, RevolutionRace está establecida en 30 países y sigue creciendo. Hemos vendido más de un millón de pantalones en todo el mundo y hemos recibido reseñas en nuestra tienda web. El garaje se nos ha quedado pequeño y nos hemos trasladado a una oficina lo suficientemente grande como para mantener a nuestros 70+ empleados contentos a diario. Pero hay otras cosas que no han cambiado. La misma fábrica de Vietnam cose nuestros pantalones, pero hoy somos uno de sus mejores clientes y somos buenos amigos del propietario. Seguimos haciendo nuestros propios vídeos, con una iluminación un poco mejor. Así se sabe que gastamos nuestro dinero en las cosas importantes, como en el desarrollo de mejores productos para nuestros clientes.

Team.RR.jpg

×